Forbrukslån svar med en gang | Halvin Sähkö | Alle Kredittkort | Solceller | Billig Husalarm | Boligforsikring | Mobilselskaper | Varmepumper

Neurodivergencias del método hipopresivo

neurofisiología hipopresivo

14 Abr Neurodivergencias del método hipopresivo

Una de las características del funcionamiento de base del método hipopresivo, creado  por del  Dr. M. Caufriez  son las llamadas divergencias o transferencias de energía.
Las técnicas hipopresivas, según Caufriez, pueden definirse por las respuestas motrices que producen, esencialmente, efectos neurodivergentes, principalmente a destinación de los músculos respiratorios, de los músculos posturales y del sistema neurovegetativo. La neurodivergencia es la conexión de una neurona con más de 10.000 neuronas en base a relaciones sinápticas de tipo bipolar.

El método hipopresivo utiliza la transmisión de energía de un grupo muscular a otro mediante diferentes activaciones posturales. Con ello, se consigue relajar el diafragma torácico y aumentar el tono de la faja abdominal y del periné.

Los músculos de la faja abdominal pertenecen al mismo sistema que los músculos del suelo pélvico. Son músculos parietales. En un ejercicio hipopresivo debemos adoptar una postura particular, evitando las compensaciones del trapecio y de los isquiotibiales, desplazando el centro de gravedad hacia un eje anterior, lo que va a permitir hacer una transferencia tensional de los grupos musculares posteriores hacia la faja abdominal y suelo pélvico.
Con ello, vamos a dar una información al cerebro de forma que pueda realizarse una transferencia de energía.

Para mantener en el tiempo estos efectos de respuesta motriz, debemos realizar la transferencia  a través de los ejercicios posturales concretos, integrando, memorizando y automatizando dichos  ejercicios.
Los ejercicios de gimnasia hipopresiva deben repetirse hasta su automatización. El esquema corporal cambiará positivamente.
En el artículo Revisión de los fundamentos teóricos de la gimnasia abdominal hipopresiva, publicado por Cabañas Armesilla  y Chapinal Andrés (SciencieDirect, Elsevier, 2014), se comenta los dos paradigmas básicos del método: la estimulación sistèmica propioceptiva bajo una puesta en situación postural global y la estimulación sensitiva neumotáxica amplificada por una situación de hipoxia e hipercapnia.
Refiriéndose al primer paradigma, se explica que el sistema propioceptivo incorpora y procesa informaciones sensoriales medidas por mecanorreceptores localizados en músculos, tendones, articulaciones, ligamentos y tejidos cutáneos. Caufriez et al., determinan que al ejecutar los ejercicios de la GAH en las diferentes posiciones, se produce una estimulación global del sistema propioceptivo.

En el segundo paradigma, se comenta la estimulación sensitiva neumotáxica amplificada por una situación de hipoxia e hipercapnia. El ritmo básico de la respiración depende de grupos neuronales situados en el bulbo raquídeo y el puente de Varolio. El volumen de la cavidad torácica se modifica con la acción de los músculos respiratorios, que se contraen y se relajan al recibir los impulsos nerviosos que transmiten los centros encefálicos. El centro respiratorio se compone de un grupo muy disperso de neuronas, que se divide en 3 partes: el área de la ritmicidad bulbar, el área neumotáxica y el área apnéusica.

Aunque el ritmo básico de la respiración se establece y coordina en el área inspiratoria, puede modificarse en respuesta a otros impulsos provenientes de otras regiones encefálicas y de receptores del sistema nervioso periférico, como: la corteza cerebral y la regulación química de la respiración.

Según Caufriez et al. y Rial et al., la GAH realiza una importante acción respiratoria, pues estimula los centros espiratorios del tronco cerebral (centro neumotáxico y centro respiratorio bulbar ventral) e inhibe los inspiratorios (centro apnéustico y centro respiratorio bulbar dorsal). Esta respuesta neumotáxica es debida al mantenimiento de la apnea espiratoria durante la ejecución de los ejercicios, que provoca un estado cercano a la hipercapnia y la hipoxia.
Caufriez plantea que en estado de hipoxia e hipercapnia se estimula el centro neumotáxico. Este estimula el centro bulbar ventral que inhibe la contracción del diafragma, facilitando su relajación postural, y activa la musculatura de la pared abdominal y del suelo pélvico, todo ello mediante un circuito neurológico divergente.

Eva Marfil Rull
Eva Marfil Rull
fisioterapeuta@evamarfil.com

Fisioterapeuta Diplomada especializada en Yoga, Pilates Clínico y Gimnasia Hipopresiva apasionada por la biomecánica corporal y la salud integral. Espero que mis artículos os inspiren a construir unos buenos hábitos saludables.